• Más de 35 millones de imanes en stock
  • Más de 225 000 pedidos al año

Cómo hacer una minicatapulta con imanes

Minicatapulta impresa en 3D
Autor: Pasi Rajamäki, Finlandia
En línea desde: 11.11.2021, n.º de visitas: 13359
La mayoría de las personas solo son capaces de concentrarse durante una hora; después, se debe hacer una pausa. Para tal fin, es ideal una minicatapulta impresa en 3D y mejorada con imanes. En vez de jugar al baloncesto en la oficina, como se ve en las películas hollywoodienses, yo juego con mi catapulta de escritorio y la cabeza de un muñequito de LEGO®. Para ello, imprimí con una impresora 3D las piezas necesarias y construí con ellas una minicatapulta de 6 cm. Siguiendo estas instrucciones, podrá construir usted mismo una pequeña catapulta:

La minicatapulta consta de nueve piezas y dos imanes. Primero dibujé en el programa de la impresora 3D cada una de las piezas. Para construir la minicatapulta, recomiendo descargar gratis mis dibujos en este enlace: achivo .stl (360 KB).
A continuación, imprimí en 3D cada una de las piezas de la pequeña catapulta y limé un poco los bordes allí donde era necesario. Para montar la catapulta, se necesita, además, el siguiente material:
  • Un imán en recipiente avellanado CSN-10
  • Un tornillo a juego (25 m x 3 mm) para fijar la catapulta
  • Una tuerca (M3) para fijar el tornillo
  • Un disco magnético S-10-05-N52N como pieza contraria al imán en recipiente
Para fijar los imanes en recipiente pequeños debajo de la catapulta, me serví de un mechero. En el taladro avellanado del imán en recipiente introduje la pieza de plástico pequeña que parece un circulo con un palito. Con la llama del mechero derretí el plástico y lo apreté durante unos segundos sobre una pieza de metal lisa. De esta manera, el plástico se aplasta y mantiene el imán en su sitio sin un peso adicional.

Nota del equipo de supermagnete: Los imanes son sensibles al calor. Así pues, procure no acercar la llama al imán. Esta no debe mantenerse más de dos segundos cerca de la pieza de plástico. La fuerza de sujeción no se verá mermada siempre que la llama no entre en contacto con el imán. Tenga también en cuenta que, al derretir plástico, se generan vapores tóxicos que no debería respirar.
A continuación, uní las piezas restantes de la pequeña catapulta.
Para que funcione bien, al final coloqué el disco magnético sobre la mesa y puse encima la cavidad de la base de la minicatapulta. Entre el disco magnético y el imán en recipiente se genera un campo magnético y se atraen entre sí. De esta manera, la minicatapulta adquiere la tensión y velocidad suficientes para poder lanzar la cabeza de LEGO®. Así ya está lista la catapulta.
Consejo: Si los imanes no se atraen, se debe a que ha puesto al revés el disco magnético debajo de la minicatapulta.
La base de lanzamiento es lo suficientemente grande como para colocar encima la cabeza. Así pues, uno de sus muñequitos de LEGO® tendrá que ir por ahí sin cabeza. Coloque la cabeza sobre la catapulta y tírela hacia atrás con un dedo. Y ahora toca apuntar y disparar. El objetivo puede ser una minicesta de baloncesto o un recipiente firme. Mire en el vídeo a continuación lo bien que me lo paso jugando con la catapulta magnética.
Por cierto, quienes prefieran una catapulta grande, se lo pasarán pipa con mi catapulta magnética grande. Aquí puede ver el vídeo: www.youtube.com/watch?v=Pzhl_53Ikig
...
Si no se muestra el vídeo de la minicatapulta, puede verlo aquí también: www.youtube.com/watch?v=g1ZYhNygfUw