• Más de 35 millones de imanes en stock
  • Muchas valoraciones positivas

Pared de fotos con pintura magnética

Un joven artista necesita para su galería un presupuesto mínimo
Autor: Ken Knoll, www.younghill.net, Griesheim, Alemania
En línea desde: 05.10.2009, n.º de visitas: 482640
Mi proyecto es una pared de fotos que se extiende sobre tres paredes en mi piso de estudiante, llegando a 17 m de longitud y 1,20 m de alto. Como fondo he usado placas MDF con pintura magnética mezclada por mí mismo. La idea me costó muy poco y tiene un aspecto estupendo; y luego hemos inaugurado la exposición, por supuesto. Mis obras se pueden contemplar en mi página web.

Cómo hacer pintura magnética

He comprado pintura base en y la he mezclado con una proporción 1:1 (en relación con el peso) con polvo fino de hierro (se vende en eBay o aún más barato, en MG Powders). La proporción de mezcla se hace más o menos a ojo: una proporción de 0,75 partes de hierro por cada parte de pintura resultó ser demasiado débil.
A pesar de la alta proporción de hierro, la pintura me ha servido para pintar. Evidentemente, la mezcla la he realizado al aire libre. A continuación, he pintado las placas de MDF tres veces. En combinación con los potentes imanes de neodimio, ha sido más que suficiente. Finalmente, he atornillado las placas a la pared.

Fijación de las fotos con imanes

Las fotos las he pegado en cartón serigrafiado y les he colocado un disco magnético de 10 x 5 mm en la parte superior. Los imanes los he pegado con pegamento de montaje Pattex.
En la parte inferior de la foto, he pegado dos trozos de cartón más para que las fotos queden bien apoyadas y no se tambaleen.
De esta forma, puedo distribuir las fotos de manera distinta cada vez que lo deseo... y siempre necesito más superficie para mis fotos (por el momento cuelgan unas 100).
Para las fotos más grandes (20 x 30 cm) he usado dos imanes; para una «normal» (aprox. 15 x 20 cm) un imán es suficiente.
Para que los imanes no se caigan de la placa MDF (p. ej., si hay corrientes de aire fuertes), he pegado una cinta sobre cada imán. Esto hace que el rozamiento entre la madera y el imán aumente; así no se resbala nada.


Aporte de Helen P. desde Suiza:
Helen también pintó la pared con pintura magnética, pero aplicó encima una capa de pintura de emulsión. Así el mural de fotos es aún más llamativo y se integra magníficamente en el espacio. Para cambiar las fotos de manera flexible, Helen se decantó por la sujeción con los pequeños discos magnéticos S-06-03-N. Cuatro de ellos sujetan una foto en la pared magnética. Dado que los imanes no están pegados en las fotos, estas se pueden usar más tarde para otros fines.
Gracias a este sistema de sujeción, el mural de fotos se puede rediseñar en todo momento como se quiera.

Nota del equipo de supermagnete: si no desea mezclar la pintura magnética por sí mismo, la puede comprar directamente en nuestra tienda.
Con imanes adhesivos se pueden fijar fotos a la pared en un santiamén: