• Muchas valoraciones positivas
  • Atención al cliente en 4 idiomas

Plastilina inteligente «Flip Flop»

brilla en diferentes colores, ¡no es magnética!


Cód. artículo M-PUTTY-IRIS
UV 1 Unidad
Precio
1 ud. 14,18 EUR/ud.
incl. 21% IVA gastos de envío aparte

14,18 EUR

incl. 21% IVA gastos de envío aparte

Elija la variante que desee.

Elegir

Cant.

Descripción

La plastilina inteligente «Flip Flop» sorprende por sus fantásticas formas y fascinantes efectos. Se puede deformar, amasar, estirar, romper y hacer botar. Otra particularidad de «Flip Flop: ¡brilla y reluce y el color parece cambiar dependiendo desde donde se mire! Disponible en los siguientes modelos: «Superescarabajo», «Supermancha de aceite», «Superlava» y «Neon Flash». La plastilina mágica se entrega en una práctica cajita metálica.

Otras particularidades positivas de la plastilina inteligente:

  • No contiene agua, por lo que no se seca.
  • No se pega, engrasa ni deja marcas de pintura, por lo que las manos se mantienen limpias.
  • Es inocua, por lo que también es apta para niños a partir de 4 años.

Especificaciones técnicas

Cód. artículoM-PUTTY-IRIS
Contenido80 g
Peso140 g
Dependiendo de la forma y la intensidad al aplicar fuerza, la plastilina mágica muestra propiedades y comportamientos diferentes.

De esta manera, no solo está garantizada la diversión, sino que también se le pueden dar usos prácticos.
Gracias a su estructura relativamente sólida, la masa se usa también como plastilina terapéutica que ayuda a dejar de fumar o a reducir el estrés.
¿Rosa o azul? ¿Violeta o negra? ¡Todo es posible!
Esta plastilina se ofrece en los siguientes modelos: «Supermancha de aceite» (verde-dorado-negro, izda.), «Superlava» (naranja-dorado-negro, arriba) y «Superescarabajo» (azul-lila-negro, dcha.).
El modelo «Neon Flash» es muy especial: el extremado color naranja neón resulta por sí mismo muy llamativo, pero una vez que se haya recuperado de este shock cromático, reconocerá además un brillo rosado en la plastilina. Este efecto es excepcional y apenas si se puede describir. Conclusión: ¡verlo para creerlo!