Se encuentra aquí:

FAQ - Preguntas más frecuentes

¿Qué temperatura máxima pueden soportar los imanes?

Esto depende de diferentes factores:
  • El tipo de material empleado en el imán (neodimio o ferrita)
  • El tipo de temperatura del imán
  • La forma del imán
  • La disposición de los imanes en un grupo
La mayor parte de los imanes de neodimio del tipo N pierde una parte de su magnetización a partir de los 80 ºC de manera permanente, las cintas y las láminas a partir de 85 ºC y los imanes de ferrita a partir de 250 ºC.
Un enfriamiento intenso (p. ej. nitrógeno líquido) no causa daño alguno a los imanes de neodimio; sin embargo, los imanes de ferrita pierden parte de su magnetización a temperaturas inferiores a -40 ºC; las cintas y las láminas magnéticas a temperaturas inferiores a -20 ºC.
Índice:
Si un imán supera su temperatura de operación máxima, este perderá parte de su magnetización. Así pues, se adhiere con menor fuerza, p. ej., a una placa de hierro, incluso después de volver a enfriarlo. A partir de una temperatura determinada, denominada "temperatura de Curie", no quedará remanencia magnética alguna.

Tipos de pérdidas por temperatura (= pérdida de magnetización debido a temperatura alta)

Hay tres tipos de pérdidas: reversibles, irreversibles y permanentes.

Pérdida reversible

La magnetización del imán es más débil solo mientras está caliente. Si se vuelve a enfriar, recupera su fuerza original independientemente de la manera en que se caliente o se enfríe el imán.

Pérdida irreversible

Tras llevar el imán a una temperatura de operación superior a la máxima y tras enfriarlo, el imán queda debilitado para siempre. El hecho de calentarlo en múltiples ocasiones a la misma temperatura no refuerza las pérdidas irreversibles. A través de un campo magnético externo lo suficientemente fuerte y de una nueva magnetización, se puede recuperar su fuerza original.
No obstante, si la temperatura aumenta aún más, la estructura de los imanes permanentes comienza a modificarse. Es entonces cuando se habla de pérdidas permanentes. No es posible efectuar una nueva magnetización.

Duración del calentamiento

En el caso de las pérdidas irreversibles, la duración del calentamiento solo tiene una influencia mínima en la fuerza de las pérdidas, siempre y cuando la temperatura del interior del imán hubiese sido la misma en todas partes durante el calentamiento. Al calentar brevemente un imán grueso, la temperatura externa puede ser mucho mayor a la de la temperatura máxima interna del imán. En este caso, las pérdidas por temperatura dependen de la posición.

Forma del imán, sentido de magnetización y disposición

El hecho de que se produzcan pérdidas irreversibles al calentar depende no solo del tipo de temperatura de un imán, sino también de su forma, el sentido de magnetización y la disposición en un grupo de imanes. Las temperaturas de uso máximas de la siguiente tabla son solo valores orientativos. Dependiendo de la disposición y la forma, un imán de un tipo de temperatura determinada puede sufrir pérdidas irreversibles incluso a temperaturas inferiores.

Forma del imán

La temperatura máxima indicada solo es completamente fiable si las proporciones del imán son «óptimas». Para ello, se aplica la siguiente regla: un imán muy plano o fino (planitud = diámetro dividido por el alto) sufre pérdidas irreversibles ya con temperaturas que se encuentran por debajo de la temperatura de uso máxima indicada. Sin embargo, si la relación entre el diámetro y la altura es menor a 4, el imán se puede calentar a una temperatura de uso máxima superior a la indicada sin que se pierda magnetización.
Ejemplos de temperaturas de operación máx. reales de discos magnéticos de neodimio independientes:
Imán Diámetro/alto (planitud) temperatura de operación máx. indicada temperatura de operación máx. real
S-10-01-N 10 80 °C aprox. 60°C
S-20-05-N 4 80 °C aprox. 80°C
S-06-06-N 1 80 °C aprox. 140 °C

Magnetización en aros magnéticos

En los aros magnéticos magnetizados diametralmente, la temperatura de uso máxima puede ser mucho más baja. Le recomendamos realizar pruebas previas en caso de que vaya exponer los imanes a temperaturas elevadas.

Disposición de los imanes

Cuanto más expuesto quede un imán en una posición determina a un campo contrario, menor será la temperatura de operación máxima real.
Las menores pérdidas por temperatura se dan en disposiciones en las que un imán de un circuito magnético se pone en «cortocircuito» de forma magnética (en analogía a un circuito eléctrico). En un cortocircuito magnético, los dos polos están unidos a través de un material altamente permeable, insaturado y ferromagnético, p. ej., hierro dulce. En esta disposición en cortocircuito, no hay ningún campo contrario en los imanes. No obstante, la disposición en cortocircuito no es muy habitual en la práctica.

Propiedades de los imanes de neodimio

A continuación, encontrará un resumen de los diferentes tipos de temperatura (extraído de la página datos físicos de los imanes).
Tipo de temperatura Temperatura de uso máx. Temperatura de Curie
N 80 °C * 310 °C
M 100 °C 340 °C
H 120 °C 340 °C
SH 150 °C 340 °C
UH 180 °C 350 °C
EH 200 °C 350 °C
AH 230 °C 350 °C
* Las temperaturas de uso máximas de este cuadro son solo valores orientativos. Los imanes con la magnetización N52 cuentan con una temperatura de uso de 65 °C.
Para aplicaciones con imanes de neodimio con temperaturas superiores a 80 °C, ofrecemos algunos tipos de imanes especiales con temperaturas de uso superiores. Para ello abra el cuadro de todos los imanes de neodimio y clasifíquelos por temperatura (última columna).
Los imanes de ferrita son mucho más aptos para temperaturas elevadas (véase a continuación).

Propiedades de los imanes de ferrita

A continuación, le presentamos una tabla sobre nuestros imanes de ferrita (extraída de la página Datos físicos de los imanes).
Tipo de temperatura Temperatura de operación máx. Temperatura de Curie
Y35 250 °C 450 °C

Propiedades de las cintas y láminas magnéticas

Las temperaturas inferiores a -20 ºC o superiores a 85 ºC dañan la estructura de las cintas y las láminas magnéticas. Debido a ello, los productos pierden parte de su fuerza de sujeción de manera permanente. Así pues, no los utilice en aquellos lugares donde la temperatura sea alta o especialmente baja.

¿Los imanes pueden verse dañados al ser sumergidos en nitrógeno líquido?

Los imanes de neodimio no se ven dañados al ser sumergidos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196 ºC (77 K). En consecuencia, puede emplearlos sin problemas para experimentos de superconductividad.
Los imanes de ferrita pierden parte de su magnetización de manera permanente a una temperatura inferior a -40 °C, por lo que no es recomendable someterlos a un enfriamiento intenso.
Las cintas y las láminas magnéticas pierden parte de su magnetización de manera permanente a temperaturas inferiores a -20 °C, por lo que no es recomendable someterlos a un enfriamiento intenso.

Hacia arriba