Se encuentra aquí:
FAQ - Preguntas más frecuentes

¿Por qué no sujeta un imán pegado a la pared toda la carga?

La fuerza máxima con la que se puede adherir un imán a una superficie de adherencia varía considerablemente dependiendo del sentido de la aplicación de la fuerza. La fuerza de sujeción indicada por nosotros es válida para una fuerza de adherencia aplicada en vertical con respecto a la superficie de contacto. No obstante, si la fuerza de adherencia se aplica en paralelo a la superficie de contacto, el valor máximo resulta bastante menor. Nuestras mediciones efectuadas con una placa de hierro gruesa y pulida dieron como resultado entre un 15 y un 25% de la fuerza de sujeción indicada. Estos valores se pueden mejorar usando Cinta de caucho, imanes de goma y experimentando con diferentes superficies.
Índice:
Quizás ya se ha dado cuenta de que, si se intenta retirar un imán en vertical con respecto a la superficie de contacto, necesita mucha más fuerza que para desplazar el imán lateralmente. Una analogía: también resulta mucho más difícil levantar una caja pesada del suelo que empujarla por el suelo.
Esta fuerza lateral se llama fuerza de corte o de desplazamiento.

Fuerza de carga en vertical a la superficie de contacto

La fuerza de sujeción máxima teórica indicada para cara imán es válida si, entre otros, la fuerza de carga se aplica en vertical a la superficie de contacto (para otras influencias consulte la FAQ ¿Cuál es la fuerza de sujeción de este imán?").
a = Fuerza de sujeción del imán
b = Fuerza de carga
a = Fuerza de sujeción del imán
b = Fuerza de carga

Fuerza de carga en diagonal a la superficie de contacto

a = Fuerza de sujeción del imán
b = Fuerza de carga
c = Fuerza de fricción
Si la fuerza de carga no se aplica en perpendicular a la superficie de contacto, su valor máximo depende también de la fuerza de fricción entre el objeto de adherencia y el imán. Si se supera el valor máximo, el imán empieza a deslizarse. La fuerza de fricción máxima depende, a su vez, de los siguientes factores:
  • De la rugosidad de las dos superficies de contacto: a mayor rugosidad en ambas superficies, mayor es la fuerza de fricción máxima. La superficies de contacto desiguales se engranan entre sí (véase imagen abajo).
  • De la fuerza de presión: conforme aumenta la fuerza con la que se aprietan ambas superficies de contacto, aumenta también la fuerza de fricción máxima.
  • De la rugosidad de las dos superficies de contacto. A mayor rugosidad en ambas superficies, mayor es la fuerza de fricción máxima. La superficies de contacto desiguales se engranan entre sí (véase imagen).
  • De la fuerza de presión. Conforme aumenta la fuerza con la que se aprietan ambas superficies de contacto, aumenta también la fuerza de fricción máxima.

Fuerza de carga paralela a la superficie de contacto: fuerza de corte / de desplazamiento

a = Fuerza de sujeción del imán
b = Fuerza de carga máxima
En muchas aplicaciones magnéticas la fuerza de carga actúa en paralelo a la superficie de contacto, p. ej., al colocar un cuchillo en un portacuchillos magnético. En estos casos, la fuerza que se le puede aplicar al imán es mucho menor que la fuerza de sujeción máxima indicada.
Dado que la naturaleza de la superficie del objeto de adherencia varía y la desconocemos, solo podemos indicar reglas generales sobre la fuerza de carga máxima en paralelo a la superficie de contacto.

Reglas generales de la fuerza de corte / fuerza de desplazamiento

Material del imán Combinación de materiales Fza. de sujeción (a) Fza. de carga (b)
Imanes de neodimio Hierro - hierro 100% aprox. 15%
Imanes de ferrita Hierro - hierro 100% aprox. 15%
Cintas y láminas magnéticas Plástico - hierro 100% aprox. 25%
Ejemplo: en un gancho magnético FTN-40 (material: neodimio) adherido a una pared con una fuerza de sujeción máxima de 50 kg se pueden colgar pesos de aprox. 7,5 kg antes de que el imán comience a resbalarse hacia abajo.

Posibilidad de optimización

Los valores indicados anteriormente proceden de una medición realizada sobre una placa de hierro gruesa y pulida. Mediante una cuidadosa selección de los materiales y de la fricción resultante, este valor se puede aumentar hasta a un 50 % de la fuerza de sujeción del imán. Nuestras recomendaciones:
Todas estas medidas pueden hacer aumentar considerablemente la fuerza de sujeción máxima en sentido de corte.