Especiero

Tres ideas creativas y prácticas
Autor: A. Leutbecher, Soest, Alemania
Índice

Especiero con potentes imanes

Aquí os presento mi aplicación magnética, que no solo es original y práctica, sino también creativa y sumamente decorativa: un especiero magnético que atraerá todas las miradas y que no puede resultar más práctico.
Se construye muy fácilmente:
  1. Elija una placa de acero con el tamaño adecuado; si es necesario, píntela a juego con la cocina y atorníllela a la pared.
  2. Compre tarros redondos de cuello ancho de 100 ml con tapas roscadas de baquelita (yo he usado estos tarros de la casa Boesner).
  3. Coloque bajo el aislamiento de plástico de la tapa un disco magnético de 20x5 mm.
  4. Llene el tarro con la especia que quiera y ciérrelo bien.
  5. Si es necesario, marque el tarro con un rotulador permanente o con una etiqueta.
  6. Adhiera el tarro lleno a la placa de acero (tiene que oírse un ruido fuerte).
Ahora puede ordenarlos como quiera: por colores, por cantidad, por el tipo de grano, por el uso dado, por caducidad o todo mezclado...
¡Diviértase construyendo su especiero!

Tarros magnéticos para especias

Aporte de la clienta Marie-Theres Tschiersch de Berlín:
He pasado las especias de diferentes marcas a tarros de hojalata con tapa transparente (p. ej., tarros para especias originales de la casa Fuchs) para conseguir una imagen uniforme. En la parte inferior del tarro, he pegado un trozo redondo de lámina magnética adhesiva y, después, he ido decorando con ellos un panel magnético.
Un tarro vacío con la lámina incluida pesa unos 40 g. Lleno pesa como máximo 100 g; por tanto, no supone ningún problema para esta lámina.
Los tarros magnéticos para especias quedan bien sujetos y no se resbalan por el panel magnético. Al contrario, tengo que ir con cuidado de no coger el bote por la tapa, ya que, si se abriera, se caerían todas las especias por el suelo.

Especiero de madera

Aporte de nuestro cliente Michael Küster, Michelbach:
Con una fresa para avellanar, practiqué agujeros profundos en una viga de madera blanda con el diámetro de una probeta y pegué dentro discos magnéticos. Después, introduje en cada una de las probetas un imán del mismo tipo, pero con el polo opuesto, y los fijé al final del tubo de ensayo con un disco de corcho. De esta forma, el imán se mantiene en el sitio mientras se utiliza la probeta y las especias no entran en contacto directo con los imanes.
Este especiero de madera se puede fabricar con diferentes tamaños para responder a las necesidades de cada uno. El de esta aplicación admite unas 50 probetas y se mantiene estable sobre una base de madera. Con la fresa para avellanar, tuve que perforar la madera con una profundidad que garantizase que la fuerza de sujeción de los imanes fuese suficiente para sujetar en horizontal de forma segura los tubos de cristal con su correspondiente contenido.
Este especiero de madera me resulta extremadamente práctico y funcional. Ahora, por fin, podemos tener ordenadas todas nuestras especias y sacarles el máximo partido en la cocina.
Supermagnete: ¡sois increíbles!

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.