• Atención al cliente en 4 idiomas
  • Más de 220 000 pedidos al año

Decoración de mesa con potencial adictivo

¡Es imposible dejar de toquetear el aro!
Autor: MD, Viersen, Alemania
En línea desde: 03.03.2009, n.º de visitas: 408436
Mi decoración de mesa consiste de dos piezas de madera entre las que levita un aro magnético atado a la parte inferior. No es muy difícil adivinar que en la madera de la parte superior también se esconde un imán.
Sin embargo, es absolutamente fascinante el comprobar cómo actúa la atracción a esa increíble distancia, ¡en este caso más de cinco centímetros!
Aplicación similar de la consulta odontológica Dentallabor Zahnfleiss de Eggenstein (Alemania):

En este caso, se elaboró un «diente flotante» de aprox. 8,5 gramos para captar nuevos clientes en el marco de una campaña publicitaria.
Dentro del diente hay un aro magnético (R-10-04-05-G). Arriba y abajo del soporte hay discos magnéticos incorporados (S-20-10-N) que hacen que el diente flote.
Todo aquel que tenga este objeto sobre su escritorio no podrá parar de dar golpecitos al aro... (vea el vídeo)
El efecto óptico es mayor si la pieza de madera superior tan solo es un poco más grande que el imán del interior, ya que así parece que el imán es muy pequeño y la gran distancia impresiona aún más.

Material necesario:

  • 2 discos magnéticos S-20-10-N
  • Un anillo magnético R-10-04-05-G
  • Una plancha de madera laminada encolada de 18 mm de grosor
  • Un palo de madera redondo
  • Cola para madera
  • Hilo transparente
  • Un gancho de alambre
Primero hay que taladrar un agujero para el disco magnético en la plancha madera con una taladradora de 20 mm.
Yo hice tres piezas de una vez, pero por supuesto se puede hacer solo una.
Para dar a la madera de la base un grosor de 2-3 mm, el agujero se puede ahondar con una rebajadora.
Después se introduce el imán en el agujero a modo de prueba y, luego, se vuelve a retirar y se rebaja la madera hasta que el imán quede al nivel de la madera.
A continuación, se corta la madera.
Luego se corta una fina pieza de madera de aprox. la misma longitud y anchura que la tapa.
Se introduce el imán en el agujero y se pega la tapa con cola para madera.
Luego, se deja secar bien.
Se coloca otro disco magnético en la madera y se marca la posición del imán en la madera con un lápiz.
Se sierra la madera a ambos lados lo más cerca posible del imán insertado y se dejan unos 2-3 mm de madera a izquierda y derecha. Al serrar hay que tener cuidado debido a la fuerza de atracción del imán y las hojas de la sierra circular.
Luego se lijan todas las caras de la madera.
El disco magnético se encuentra en la parte inferior de la pieza de madera izquierda.
El disco magnético se encuentra en la parte inferior de la pieza de madera izquierda.
A continuación, se hace otra pieza de madera similar para la base. En la base y en la pieza de madera superior se taladran agujeros de aprox. 1 cm para el palo redondo.
La distancia entre las piezas de madera debe ser de aprox. 11 cm. A esta distancia, el anillo magnético levita en el medio.
Se corta y se lija el palo redondo con la longitud correspondiente.
Se aplica un poco de cola en los agujeros y se introduce el palo.
Se deja secar bien.
Finalmente, se introduce el gancho de alambre en la madera y se ata el hilo al anillo magnético a una altura en la que se vea atraído por el disco magnético de manera estable.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.