Cierre seguro de cajones en caravanas

Cierre seguro de cajones incluso en trayectos con mucho traqueteo
Autor: Perla Werthmüller, Hedingen, Suiza
En línea desde: 02.02.2011, n.º de visitas: 59670
En mi autocaravana he instalado una cajonera de IKEA que he fijado con tornillos. En principio, es una idea fantástica, sino fuera porque los cajones no dejan de abrirse y de cerrarse mientras conduzco. La solución de sujetarlos con cordones elásticos o con ganchos no me gustaba estéticamente, además de parecerme muy tedioso tener que estar soltando y volviendo a montar las sujeciones cada vez. Por ello, me he decantado por una solución «oculta». Mientras echaba un vistazo a las aplicaciones de los clientes de supermagnete.es tuve la idea de llevarla a la práctica con imanes Supermagnete. A continuación, les expongo mis instrucciones para montar cierres automáticos magnéticos en una cajonera.

Material necesario:

Primero, se sacan todos los cajones y se perforan cuatro orificios en cada una de las esquinas del interior del cajón, donde después se introducirán los imanes. Atención: Si las perforaciones son demasiado profundas, los imanes se hundirán y no quedarán al ras de la superficie del cajón. Después, se adhieren los imanes en los agujeros con el pegamento UHU.
Para ello, lo mejor es apoyar la parte delantera del cajón sobre una superficie de trabajo e introducir así los imanes; gracias a la fuerza de la gravedad, estos se colocan solos en la posición correcta. Los imanes deben secarse durante 24 h.
A continuación, se vuelven a introducir los cajones en el mueble y se marca con un lápiz el lugar en el que se colocarán los imanes que servirán de contrapieza. Luego se vuelven a sacar los cajones y se practican los taladros en los puntos correspondientes. De nuevo, preste atención a que no sean demasiado profundos para que los imanes queden al ras cuando se introduzcan. Atención: Al encolarlos, asegúrese de que la polaridad de los imanes sea la correcta.
Lo ideal sería poder tumbar el mueble para pegarlos, pero mi cajonera ya estaba fijada con tornillos. En este caso, resulta muy útil la cinta de pintor. Basta con pegarla encima de los imanes encolados y dejar que se sequen un día entero. Dado que los imanes pesan mucho, sin la cinta se soltarían y acabarían cayéndose del mueble. Así, la cinta adhesiva los mantiene en su sitio y se puede retirar después sin problemas.
Finalmente, se introducen los cajones de nuevo en el mueble y estos ya se cierran automáticamente, lo que evita que se abran solos durante el trayecto. Basta con ejercer un poco de fuerza para abrirlos sin problemas y, además, desde fuera no se ve este sistema de cierre automático.

Todo el contenido de este sitio está protegido por derechos de autor.
Si no se cuenta con una autorización expresa, el contenido no se puede copiar ni emplear de ninguna otra manera.
Hacia arriba